Logotipo del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Cantabria Logotipo del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Cantabria

Acceso para colegiados

Inicio > Fisiogaceta > El CGCFE, la CNDFF y la AEF piden a la Administración que el título universitario de Fisioterapia no se imparta “a distancia”.

Flecha Publicado el 23 de Mayo de 2017
    El CGCFE conjuntamente con la CNDFF y la AEF piden a la Administración que el título universitario de Fisioterapia no se imparta "a distancia".

    El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Fisioterapia (CNDFF) y la Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF), consideran que la enseñanza presencial, así como las prácticas clínicas tuteladas son fundamentales para la adquisición de las competencias profesionales que permiten al fisioterapeuta ejecutar aquellas actividades dirigidas a prevenir, promover y restaurar la salud de la población sobre la que actúan, contrariamente a lo que ofrecen las titulaciones impartidas con el modelo a distancia.

    El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Fisioterapia (CNDFF) y la Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF), que son las tres entidades que representan a la Fisioterapia española desde la faceta profesional, educativa y científica, han realizado un escrito conjunto promoviendo que los estudios del Grado de Fisioterapia sean siempre un tipo de enseñanza en modalidad presencial, en todas las Universidades Españolas.

    Este posicionamiento nace ante los intentos de algunas Universidades de promover un grado en Fisioterapia a distancia u online, contingencia que amenaza al modelo formativo presencial vigente y que, en el ámbito de las profesiones sanitarias, se presenta como única posibilidad para la adecuada adquisición de competencias clínicas, que permitan ofrecer a la población una atención de fisioterapia integral.
    Además, la formación presencial y, concretamente, el proceso de formación práctica preclínica, así como de estancias clínicas con pacientes reales, garantizan el proceso de integración de contenidos, fomentan la necesaria cooperación multidisciplinar y aseguran la necesaria continuidad asistencial de los diferentes procesos en los que interviene la Fisioterapia.

    El escrito promovido por el CGCFE, CNDFF y AEF ha sido presentado ante el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Secretario General de Universidades; a la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y de Acreditación), así como a los Directores de las Agencias Autonómicas de Calidad del Sistema Universitario. El objetivo es que las Universidades Españolas que presenten a verificación una propuesta para la implantación del título universitario de Grado en Fisioterapia cumplan dicho requisito, en favor de una adecuada adquisición de competencias profesionales por parte de los estudiantes.

    El escrito consensuado por las tres instituciones establece, además, la petición de que las Prácticas Tuteladas se realicen siempre con pacientes reales en un contexto clínico y no con unidades de simulación clínica, factor fundamental para que los estudiantes puedan afrontar con plenas garantías el ejercicio profesional y procuren una adecuada prestación sanitaria a la población sobre la que intervienen. En cuanto a los créditos de docencia práctica preclínica o simulación práctica deben traducirse en horas de docencia presencial, posibilitando a los estudiantes a obtener las competencias necesarias a través de la adquisición de habilidades y destrezas de los métodos específicos de la Fisioterapia, difíciles de alcanzar por medios de docencia no presenciales.

    Atendiendo a estos criterios, el CGCFE, la CNDFF y la AEF concluyen que los grados de Fisioterapia a verificar por las diversas Agencias de Calidad deben ser siempre un tipo de enseñanza en modalidad presencial, puesto que son fundamentales para la adquisición de competencias profesionales adecuadas.
    El escrito establece que las Prácticas Clínicas Tuteladas deben realizarse a través de la firma de conciertos o convenios con instituciones sociosanitarias públicas o privadas, en las que existan fisioterapeutas contratados para el diagnóstico o tratamiento de paciente, que actúen como tutores clínicos de los estudiantes.


    Volver a la Fisiogaceta